Voluntariado

07-07-2015

Voluntarios

Cinco voluntarios nos brindaron su trabajo generoso y desinteresado en la colonia de vacaciones del último verano.

voluntarioA uno de ellos le pedimos que comparta con nosotros lo que significó para él esta experiencia. Se llama Francisco Jorge Gorrissen, tiene 20 años, es estudiante de Economía y vive en la Ciudad de Buenos Aires. En varias oportunidades nos visitó junto con los grupos misioneros del Colegio Champagnat.
Cuando le preguntamos qué lo motivó a brindar este servicio nos contó: “Con la experiencia de misionar me di cuenta que eran pocos los días para dar todo lo que sentía que podía dar y esta posibilidad del voluntariado me pareció la oportunidad de canalizar el llamado a servir gratuitamente. Ya tenía planeadas unas vacaciones con mis amigos: ir de mochileros al sur de Argentina, sin embargo, Jesús se manifestó en mi corazón luego de días de oración y estudio y decidí venir inmediatamente.
Trabajando en el Centro tuve la sensación de que los días eran más largos, por tanta actividad diaria. Sin embargo descansé un montón al estar en contacto con la naturaleza, rezando y disfrutando de todo lo que hacía. Alejarme de mi rutina y los ruidos de Buenos Aires para adentrarme en Tres Isletas fue increíble en muchos sentidos: el contacto con los chaqueños, su simpleza, su humildad, la alegría de los niños y su increíble actitud frente a la vida, es lo que más me asombró y me enseñó.
Para mi también fue hermoso el contacto cotidiano con las religiosas: grandes personas que realizan grandes obras sin buscar recompensa.”
¡Gracias a todos ellos!